Las empresas deben ahora moverse en entornos regulatorios nacionales e internacionales cada vez más estrictos para contrarrestar el soborno. Existe un aumento de la concientización corporativa sobre los riesgos que encierra el soborno. La sociedad espera mayor rendición de cuentas y probidad de parte del sector corporativo.

Fuente: Asociación Nacional de Empresarios de Colombia – ANDI y Red de Pacto Global

Año: 2011

Idioma: Español