Los 71 artículos de la Convención ofrecen estándares comunes para las prácticas y políticas nacionales y reclaman una mayor cooperación internacional con miras a abordar el delito transnacional. Los Estados parte (países que han ratificado la Convención) también están obligados a ayudarse mutuamente a prevenir y combatir la corrupción mediante la asistencia técnica. Dicha asistencia se define en términos generales a modo de incluir recursos humanos y financieros, capacitación e investigación. En este Informe se destacan los requisitos de la UNCAC y se proponen formas concretas en que los donantes pueden ampliar su impacto sobre la integridad pública, tanto a nivel nacional como internacional. En vista de que los estándares de la Convención se negociaron entre 129 países, sus normas ostentan un poder de persuasión universal. La UNCAC puede usarse como punto de referencia común en el diálogo sobre corrupción entre donantes y socios, y además servir de catalizador para mejorar la coordinación del trabajo analítico y la asistencia técnica entre los donantes de un país dado. Los beneficios incluyen: reducción de costo de transacción, asignación de prioridades más homogénea, y mayor
credibilidad frente a los aliados.

Fuente: Anti-corruption Resource Centre – U4

Año: 2007

Idioma: Español