El compromiso de los empleados y socios con las políticas y los procedimientos de la empresa son un factor clave para el éxito del programa. Por ello es de utilidad, que las empresas cuenten con esquemas de estímulos que pueden usarse no sólo para respaldar la aceptación del PAEC, sino para enviar señales claras sobre lo que la empresa considera importante o para motivar la adhesión al mismo de parte de socios estratégicos.