La construcción de una política clara, visible y accesible que prohíba la corrupción representa la base operacional en que se apoyan todos los demás elementos prácticos del programa anticorrupción.  En ella se prescriben principios y reglas a los cuales todos los empleados y socios comerciales relevantes deben adherirse.