El respaldo y compromiso explícitos y visibles del personal directivo a la tolerancia cero a la corrupción, expresados en una declaración formal que esté disponible públicamente, deben ser complementados con un programa anticorrupción. Ese programa, debe estar conformado por políticas y procedimientos diseñados para abordar el riesgo de corrupción.