Las empresas deben ofrecer oportunidades para que los empleados y los socios comerciales busquen orientación o denuncien infracciones, ya sean cometidas por esa persona o por terceros. De igual forma, es importante que las empresas establezcan modos efectivos y eficientes de detectar las infracciones, equilibrando los riesgos y los controles.