Nivel de riesgo propio de la actividad, sin tener en cuenta el efecto de los controles.